Triángulo del Renacimiento Andaluz: monumentos y oleoturismo


Úbeda, capital del Renacimiento Andaluz
Vota éste artículo

Imagina un manto de olivos, como si de una alfombra infinita se tratara, que decora los tres enclaves más importantes del Renacimiento Andaluz: Úbeda, Baeza y la menos conocida Sabiote. Árboles cuya cosecha marca el ritmo de la comarca de La Loma y que envuelven monumentos de gran belleza.

Una zona que te ofrece lo mejor de una época monumental, con enclaves rurales ricos y naturaleza generosa. Veamos cómo puedes aprovechar mejor tus días si te decides a realizar una escapada de turismo rural a esta parte de la provincia de Jaén.

Rica en oro líquido, los olivos serán protagonistas del paisaje, así que acércate a alguno de los cortijos de la zona: seguro que más de uno se presta a explicarte el cuidado de estos árboles y todo el proceso desde la recolección hasta el envasado en botella. Existen muchas cooperativas donde también te explicarán la maquinaria que utilizan.

Además se organizan muchas actividades ligadas al oleoturismo: catas de aceite, curso de cocina, visitas a almazaras, relax y bienestar, productos artesanales, etc.

Esta tierra se presta también a las rutas de senderismo de mínima o moderada dificultad: una estupenda ocasión de realizar senderismo en familia en búsqueda de caminos, ríos, ermitas, puentes y, lógicamente, los olivos que tapizan los alrededores de los núcleos urbanos. Una excursión muy recomendada es la que nos lleva hasta el Río Guadalimar, con restos de matorral y bosque mediterráneo. Si vas en época de sequía podrás ver “renacer” el Puente Ariza, sumergido normalmente bajo las aguas y que emerge en épocas en las que el caudal del río baja. Puente Ariza fue construido entre 1550 y 1560 según el proyecto de Andrés de Vandelvira (autor de la Catedral de Jaén).

Punto y aparte merecen las visitas monumentales que el triángulo del Renacimiento Andaluz ofrecen: Úbeda, con un destacadísimo patrimonio (hasta 48 enclaves monumentales) como la Colegiata de Santa María de los Reales Alcázares, el Hospital de Santiago, la Iglesia de San Nicolás; Baeza, tan señorial, con su plaza porticada, la Catedral, el Palacio de Jabalquinto o la Iglesia de la Santa Cruz; o la pequeña Sabiote, que esconde un albaycín y un hermoso castillo con vistas espectaculares, lo que le valió ser declarada Conjunto Histórico Artístico en el año 1972. En Sabiote precisamente tienen lugar cada año en el mes de mayo las Fiestas del Medioevo, con representaciones de escenas medievales, carreras de caballos y un largo etcétera de actividades que gustarán tanto a niños como adultos.

Otras fechas en las que merece la pena hacer una escapada de turismo rural a esta zona es durante el Festival Internacional de Música y Danza de Úbeda durante los meses de mayo y junio, el encuentro de encajes de bolillo en Baeza o las hogueras de San Antón en enero que iluminan plazas y calles.

No olvides incluir la gastronomía en tu escapada rural al triángulo del Renacimiento Andaluz: en esta tierra encontrarás muy buenos restaurantes donde degustar platos sabrosos como el cocido mareado, las alcachofas rellenas o el cabrito al horno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *