Descubre la Cataluña medieval a través del turismo rural


5 (100%) 3 votes

El sentido de pertenencia a un lugar muchas veces genera una pasión por querer conocer sus orígenes. Es un viajar en el tiempo y ser testigo de la historia que forjó el comienzo de una ciudad, de un país.

Desde épocas medievales, la historia clama por ser valorada y que se transmiten a las nuevas generaciones las aventuras que vivieron guerreros y monjes, o el nacimiento de legendarias historias como la de Sant Jordi en su lucha contra el dragón y el rescate de la princesa.

Ese espíritu por mostrar con orgullo las vivencias del pasado ha despertado un interés mayúsculo por el turismo rural en España, que llega cargado de nostalgia y relatos, sin congestionamientos y en el que se respira tranquilidad.

Este es el ambiente que se percibe en lugares como Conesa, en Tarragona, donde un proyecto turístico ha despertado el interés de centenares de personas, que quedan admiradas ante lo imponente de los castillos y la delicia de su gastronomía.

Propuesta turística

El pueblo amurallado ha sido declarado como sitio de interés cultural, en el que se pueden disfrutar de diversas rutas que engalanan su patrimonio.

Esto sirvió de puente para que una pareja, Joaquín y María, decidieran apostar por una nueva propuesta turística de calidad que contara con agradables y acogedores alojamientos rurales independientes.

Así fue como nació El Clos, casa rural situada en Tarragona que ha sido punto de referencia dentro del sector turístico de las comarcas en el interior de Tarragona.

Es una casa típica de pueblo distribuida en alojamientos rurales independientes, situada en la comarca Conca de Barberà.

Llegar a El Clos es tener la oportunidad de transportarse al siglo XI y caer rendidos ante los imponentes templos, castillos y monasterios que invitan a ser descubiertos por el visitante, que tendrá la oportunidad de recorrer las mejores rutas de la Tarragona medieval.

Algunas de estas rutas son la de los castillos de Gaià, del Vall del Corb, las bodegas modernistas, o las también reconocidas rutas del Císter o la ruta Medieval. Estas son unas de las más solicitadas por aquellos que deciden reencontrarse con este enclave histórico de gran belleza.

Un ambiente acogedor

En El Clos se puede respirar un ambiente cálido y acogedor, ideal para unas vacaciones que pueden disfrutarse en cualquier época del año.

En total son cinco alojamientos, con una capacidad que varía desde tres hasta seis personas. Cada uno está equipado y decorado con todo detalle para una estancia más placentera. Además, cuenta con cocina, sala de estar, comedor con chimenea, baños, amplias terrazas y está exquisitamente bien amueblado.

Desde estas terrazas se pueden contemplar los hermosos y pintorescos paisajes de los campos y huertos cercanos.

El entorno es propicio para realizar diversas actividades, que incluyen una de las más buscadas por los visitantes: el enoturismo por la Conca de Barberà.

Y es que uno de los mayores atractivos del lugar es la gastronomía, ligada a la degustación, venta y consumo de vino y cava, por lo que los anfitriones no dejarán de recomendar la visita a los mejores productores vinícolas.

Ya sea para descubrir la riqueza histórica de Conesa con sus rutas medievales, o para disfrutar de la tranquilidad mientras se degusta una buena botella de vino, El Clos estará esperando con los brazos abiertos a todos aquellos que quieran vivir una experiencia sin igual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *