Calpe: playa, calas, mar y… turismo rural


Viveros de la costa Calpe
Vota éste artículo

Seguro que si te nombramos Calpe, rápidamente tu imaginación viaja al turismo de sol y playa, a los atardeceres con el peñón de Ifach como decorado y a veladas al borde del mar. Sin embargo, Calpe ofrece además otros encantos, como es el poder disfrutar en esta tierra del turismo rural. De hecho, una reciente encuesta lo sitúa como el 4º destino de turismo rural nacional, tan sólo superado por Llanes, Villaviciosa y Cangas de Onís.

¿Dispuesto a conocer un poco más a Calpe?

El Peñón de Ifach

 

Es uno de los símbolos más singulares del Mar Mediterráneo, una verdadera montaña en el mar. Con 332 metros de altitud, es una roca calcárea deslizada de la cercana Sierra de Oltá. Poblado desde la época íbera (algunos restos salpican el recorrido por la montaña) fue de propiedad de particulares hasta que en el año 1987 fue integrado dentro del patrimonio natural de la Generalitat Valenciana.

La excursión al Peñón de Ifach nos ocupará unas dos horas y media, por lo que si la realizamos en verano, es importante llegar a primera hora de la mañana a la zona. El recorrido incluye, además de las hermosas vistas que permanecerán en el recuerdo, la proyección de un documental en el centro de interpretaciones del Peñón donde nos acercaremos al ecosistema existente: 300 especies vegetales y 80 variedades de aves que viven o visitan esta zona cada año.

Un túnel, dos miradores (Poniente y El Botánico Cabanilles) y la cima, completan el recorrido al Peñón de Ifach.

Sierra de Oltá

 

No tiene demasiada altitud (unos 586 metros sobre el nivel del mar), pero ofrece una excelente panorámica del litoral, desde Serra Gelada a la Serra de Bèrnia. La excursión no presenta demasiadas dificultades, ya que las rutas y senderos hasta la cima están muy bien señalizados. En total recorreremos 10 kilómetros, unas 4 horas de duración. Áreas recreativas facilitan los tentempiés a mitad del camino.

Turismo rural

Turismo rural Calpe

Fuente: Hellebardius

 

En las colinas que rodean a la ciudad de Calpe, como las de Pioco o Lleus, donde antaño los campos de naranjos y almendros se dedicaban a la recolección, ahora encontrarás casas rurales con encanto que recuerdan la arquitectura típica de la zona: pequeñas masías o quinterías. El entorno natural y la cercanía a las playas y calas de Calpe lo hacen un destino delicioso para pasar unos días en contacto con la naturaleza y el disfrute con la familia.

Las visitas “obligadas”

Además de la playa y la naturaleza, en Calpe tenemos muchos puntos de interés a los que acercarnos: Ermita de San Juan de la Cometa, el Yacimiento romano “Baños de la reina”, el Torreó de la PeÇa, la masía Casanova, las Iglesias de Ntra. Sra. de las Nieves y la de la Merced y los vanguardistas edificios de Ricardo Bofill. Además no hay que dejar de lado las pintorescas callejuelas San Roque, Pescadores y Puchalt y presenciar la subasta de pescado que tiene lugar cada tarde a las 17h. en la lonja.

Fechas en las que la visita será aún más apetecible

Calpe es una ciudad mediterránea que gusta de las fiestas y las tradiciones. Si quieres agendar tu visita desde ya, tienes todas estas festividades a tu disposición: el Carnaval en febrero, las fallas en el mes de marzo, la Semana Santa, la mágica noche de San Juan, la Virgen del Carmen de julio, la Virgen de las Nieves en agosto, y en octubre la romería de San Francesc, la fiesta de la cerveza y … las fiestas de los moros y cristianos.

Todo un calendario festivo que te ayudará a vivir aún más Calpe, ¿te animas a visitarlo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *